14.10.16

Eso fue lo que pactó mi corazón*



A Omar Alej



Hay algunas cosas que no he descrito aquí.
Sabes bien,  no gusto de hablar de tristezas, no por falta de confianza, es sólo que creo que lo que pensamos se expande.

Estuve adolorida. Te recordé varias veces cuando en una llamada- de esos regalos precisos que tu generosidad  tiene  conmigo- argumentando "la poca elegancia" que hay en las mentiras, me advertiste que debía marcharme para que el dolor no me tocara, supongo.

Cómo cada vez no hice caso,  tú ya lo sabías,  me entusiasman las barreras que parecen  no demasiado altas para poder saltarse, mi obsesión por las transformaciones me tomó una vez más y abrió la puerta a un futuro repleto de sinuosidades.

Pues bien, no te he contado  lo que ha seguido después, y no tiene importancia que lo cuente ahora. No es eso lo que esta noche me motiva a escribirte.

Fue, hace casi dos años y medio, era primavera, había tomado la decisión de cerrar el canal de televisión, me encontraba, podrás imaginarlo en uno de esos pequeños lutos que nadie es capaz de percibir desde  la superficie; estaba, de nuevo,  a la entrada de un  futuro impredecible.

Era martes, y tenía una cita de trabajo en una empresa  dedicada a construir refinerías, no describiré ahora lo desolador que fue adentrarme en este lugar averiado en la época de la revolución industrial. puede parecer exagerado, pero lo que sí puedo decir es que durante los meses que permanecí en esa rutina tuve que hacer de mi mundo interior una fortaleza para sobrevivirle.

La entrevista duró seis o más horas, entre exámenes y  preguntas se hizo de noche, a las ocho una de las aspirantes me pidió mi turno para pasar primero y regresar pronto a cuidar a su hija, así que terminé siendo la ultima.  Cuando salí de ahí todo estaba oscuro, caminé entre una calle  de tierra guiándome por el paso lejano de los trailers que aluzaban a lo lejos, me habían contratado.

 Regresé en un camión lleno de trabajadores con uniforme naranja que trabajan para PEMEX. Hablé a mi mamá para contarle. Llegué a la casa que acababa de rentar. Al siguiente día debía conseguir un certificado médico y un acta de nacimiento original para finalizar el tramite.

_____________

Meses antes, Helios Mora había terminado su viaje por Brasil y había vuelto a México, sin ningún compromiso ni plan estructurado  decidió visitarme. Reaccioné feliz a su reencuentro y recordé con cariño los años de infancia que compartimos en Oaxaca.

 Cosas que pasan, cosas que ya están dispuestas por la vida, se quedó a trabajar en mi canal y se mudó a vivir conmigo. Era una maravilla compartir casa con mi mejor amigo. Hacíamos por la mañana el trabajo creativo y por la tarde cocinábamos, tomábamos vino o café y platicábamos en la sobremesa. Nos inscribimos juntos a clases de pilates y salsa.  Nos hicimos un maravilloso equipo, su presencia me iluminaba siempre.

Uno de esos días, antes de comenzar a trabajar, fuimos al centro del pueblo en donde habían instalado grandes carpas de libros,  le dije que escogiera uno y se lo regalé.

Añadí:

-Después que lo leas me lo compartes.

Las siguientes semanas en varias ocasiones me recordó que había leído ya el libro y que estaba listo para convidarmelo. Lo seguimos dejando para después.

"Hay algo muy importante que quiero leerte" Me dijo una noche.

Contesté que estaba un poco cansada, y él dejó de insistir.
Pasaron las semanas y los eventos tristes, en esos días me invadía de a poco el miedo, la desazón, la incertidumbre.

___________

La mañana siguiente a mi entrevista de trabajo, acordé  verme con Lula en el centro,para que me acompañara por el acta de nacimiento. Llegó puntual pero me dijo que no podía ir conmigo porque su mamá estaba enferma, la disculpé y le invité un helado. Camino a la heladería nos topamos con una tienda de colchas, como necesitaba una nos metimos a verlas, mientras yo miraba las colchas la dependienta platicaba con una mujer, charlaban sobre Dios. Luego se despidieron, la mujer  salió de la tienda,  pero de inmediato, como si hubiera reflexionado en pocos segundos algo muy apremiante, dio media vuelta, volvió  y abruptamente soltó otra pregunta, la muchacha le respondió con un salmo. Esa escena me causó una fuerte impresión, y agradecí en secreto estar en ese instante en  ese lugar. En aquel momento sin embargo cada cosa que te cuento era un elemento aislado y sin tanta importancia.

Finalmente  Helios me acompañó por el acta de nacimiento  al pueblo de San Agustin Tlaxiaca, lugar donde me registró mi padre, ahí me hicieron el trámite que necesitaba, regresamos a casa con la prueba de mi identidad después de comer barbacoa y consome en la plaza pública.

Viajabamos en el  autobús de regreso a Tlaxcoapan, la desazón volvió a meterse en mi mente. Helios sentado al lado mio  sacó un libro y comenzó a leer en silencio. Me acerque unos minutos más tarde y mientras reposaba mi cabeza en su hombro le pedí que me leyera.

Ese capitulo del libro hablaba del miedo y de la fé. Las palabras que leyó  eran las palabras indicadas, suerte de bibliomancía. Lo interrumpí animada para contarle lo que había pasado antes en la tienda de colchas. Le expliqué  como el salmo que pronunció aquella chica había causado una impresión profunda en mí, él me escuchó atento; le pedí que retomara la lectura, cambió la hoja y entonces leyó lo siguiente:


“Ponedme a prueba dice el eterno a la muchedumbre. Y vereís si no abro para vosotros las compuertas de los cielos, Si no derramo sobre vosotros una bendición tal que no tendreís lugar para guardarla.”


No podía creerlo, ¡era ese salmo!

"Es el salmo que escuché ayer  Helios"  volví a interrumpir.

Él cerró el libro, me miro a los ojos y dijo: Este es el libro que llevo semanas queriendo leerte. Escuchame: cuando hay un mensaje que se repite varias veces en muy poco espacio de tiempo, es  algo que el universo desea que sepas.

Agregó: No soy yo quien te dice esto Bessie, es Dios que te habla a través de mí. 

Mientras nos mirábamos mis ojos se conmovieron y  toda la presión contenida comenzó a disminuir, entonces tuve fe.


Quise contarte esto desde hace muchos días, seguramente desde aquel entonces, y cada vez que lo hacía algo más me impedía publicarlo, algunas veces fue el trabajo, otras el sueño.
Sabes, no te lo he dicho pero me ocurre con frecuencia que la gente piensa que mi  forma de mirar las cosas es una especie de ingenuidad, noto como les abruma demasiado mi visión positiva sobre los temas que plantean, como si compadecieran mi ignorancia de la “realidad”, el mundo, piensan, siendo realistas, no es bueno.  Yo creo que la realidad es un acuerdo, una estructura.

No necesito, sin embargo dar explicaciones, la vida guarda en si misma una esperanza inagotable, Todo cuando nos rodea es hermoso. Hay incluso en la desazón y la tristeza  grandes maravillas dispuestas a ser comprendidas y descifradas.

Hace tantos días que no había vuelto  al blog querido Omar, lo he echado de menos.

Hoy, después de otras más cosas que han pasado y que he querido contarte puedo afirmar nuevamente que todo lo he caminado en el mejor de los mundos posibles, que no me arrepiento de nada, que la vida tiene misterios difíciles de describir, que el dolor también construye y  constato que muy  al contrario de la frase que se le adjudica a Albert Einstein, no es más fácil creer que pensar. 

Ese momento que hoy te comparto, a las 3:21 de la noche, mientras la ciudad duerme, fue sólo el comienzo de un proceso donde debí ser  fuerte. Ese mensaje lo recuerdo hasta ahora con la felicidad de quien encuentra certeza y lo repito:

No tengas miedo. Ten fe.






2 comentarios:

ni_mini dijo...

Es tan bonito, es exacto lo que pienso. Pero es curioso, nunca he creido en dios pero si que a veces escucho esas palabras que como dice Helios el universo quiere que sepas. Ay es tan bonito, no tengas miedo, ten fe.

Deep Camboya dijo...


Siempre podrás ir por más; en ti el corazón del río es el mismo corazón que late en la ciudad. Dios, antes y después de todas sus formas, es la duda que te impulsa; haciéndote creer, tener fe. Es un lujo tenerte de vuelta; tu sensibilidad siempre trajo historias humanas de lucha y alegría. Tu conexión con la belleza es mucho más que un acto generoso, es quien tú estás siendo.

Bendiciones, Bessie. Bendiciones y canción:

https://www.youtube.com/watch?v=OacPM_2K-qo

O.