15.2.17

¿Intuirás, cuando callo, por qué grito?

“Y si queriendo alzarte nada has alcanzado 
Déjate caer sin parar tu caída 
sin miedo al fondo de la sombra
 Sin miedo al enigma de ti mismo 
Acaso encuentres una luz sin noche
 Perdida en las grietas de los precipicios" 






Eso era lo que me provocaba. Le llamé vertigo, luego un día sobre un puente,  me di cuenta que no se trataba de un instinto suicida, era más bien... este llamado a lo inmenso.






No hay comentarios.: